De Ultrashow y Ultraviolencia

No se puede evitar. Estás haciendo cualquier cosa y de repente ha anidado en tu cabeza una idea loca, muy loca, una parida tan grande o una putada tan gorda que no sabes qué hacer con ella. Una de esas idas de olla que dudas si contársela a alguien porque podría empapuzar de mierda la imagen de persona medianamente seria que puedan tener de ti.

Aunque puede que un día engañes a alguien para que te acompañe a un Ultrashow. Y entoces aparece Miguel Noguera en el escenario, o donde le hayan dejado, con un micrófono y una lista de esas ideas locas. Y las cuenta o  las ilustra con unos dibujos que beben directamente de los desechos de cualquier fanzine punk, del  underground, del primer Crumb, de lo más absurdo, grotesco y enfermizo de nuestras mentes o de nuestras entrañas negras. Son burradas. Burradas muy bestias que se encadenas con otras aún más bestias, a un ritmo endiablado y con una agudeza verbal envidiable. Empiezas a recordar todas esas idas de olla que de vez en cuando se te ocurren y que son sospechosamente parecidas. Esas idas de olla que tienen que ver con gatos, viejas, materia bíblica, materia anal o niños muertos. Y no puedes evitarlo: empiezas a sonreír a lo joker. A reír tapándote la boca como una geisha educada. Y al final, a descojonarte a mandíbula batiente como un tabernero borracho. Y los que están a tu lado, que alguna vez quizá también callaron por vergüenza o por miedo, tanto o más que tú.

Quizá ese día, esa persona que te acompañó sin saber a lo que iba descubra al fin que tienes la mente muy enferma. Puede que te retire la palabra O que también se pida Ultraviolencia para Reyes.

Claro que no es lo mismo que verlo en directo. Faltan las carcajadas. Falta, y de qué manera, la voz aterciopelada y grave que sube el volumen anunciándote que va a hacerla aún más gorda. No es para leerlo después de comer. Es para las caídas de la tarde que te pillen a solas. Para servirse un buen vino con el que no importe atragantarse. Es para enseñárselo a unos pocos escogidos y reír todos juntos alrededor de esta especie de Biblia Negra que va ganando poco a poco adeptos.

Puede que algún día los de Blackie Books ingenien un medio de editar el Ultrashow como experiencia completa. De momento, mientras les financiamos el proyecto, tenemos carburante para rato.

Anuncios

Acerca de Doxa Grey
Intrusismo freelance.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: