Distinciones básicas en los usos del lenguaje

Dado que en la lengua española la forma en masculino incluye al femenino en su uso plural, que las palabras, que se sepa, carecen de sexo visible y que, a la hora de emitir un enunciado, además de otros factores, es fundamental la llamada economía del lenguaje para facilitar la comprensión del mismo, cabría por tanto establecer dos posibles desviaciones de dicho uso del masculino plural como inclusivo de masculino y femenino:

  • Uso literario: varones e mulleres, moros y moras (Mio Cid )

Comentario adicional: razones métricas, valor estilístico y enfático.

  • Uso idiota*: compañeros y compañeras, alumnos y alumnas.

Ejercicio para el lector: explique y justifique, empleando criterios como el  gasto de saliva, tiempo de discurso, posibilidades de confusión del personal, probabilidades de ser apaleado por una hembrista recalcitrante y nivel de desconocimiento de la lengua que se farfulla, las razones para las que un político actual prefiera el segundo uso.

 

*Puede llegar a darse, en contextos más coloquiales, un uso muy idiota que corre el riesgo de pasar de lo jocoso y anecdótico al empleo real como subtipo del anterior. Ej. jóvenes y jóvenas, estudiantes y estudiantas...

 

Tal como éramos, Hostal Proust ediciones (volumen en preparación).